¡Desvergonzada! Emily Ratajkowski lo hace frente al espejo, ¡Con una amiga!

No se cortaron ni un pelo

A quien no le gusta pasar un buen momento con los amigos. Te desinhibes, pasan las horas y la cosa va perdiendo el control. No sabemos si es por las bebidas espirituosas o por el ritmo de la noche, la musiquita que nos entra en el cuerpo o que simplemente la luz de la luna nos vuelve más salvajes y más animales, pero uno va perdiendo la vergüenza y comienza a comportarse de una forma diferente.

Y encima si es con tus amigos de toda la vida, esos que te conocen de verdad, los que te han visto crecer y saben todas tus debilidades, la cosa se multiplica por 100. Más risas, más locura. Más descontrol y menos cordura. Uno pierde la noción del tiempo y comienza con el peligroso momento de las fotografías. Qué felices eran nuestros padres sin ser esclavos de un aparato que nos obliga a inmortalizar todos los momentos. Esclavos de nuestras propias vidas.

Algo así le ha pasado este fin de semana a la modela británica Emily Ratajkowski. Al menos ella tiene excusa, y es que vive de sus posts en Instagram y de tener más seguidores. Las marcas pagan más cuando tus fotos llegan a más personas. Eso es algo que ella sabe y por eso no duda en subir alguna foto, quizás subida de tono, en cualquier momento.

Este fin de semana no ha sido así. Tan solo se ha hecho fotos frente al espejo con sus amigas. Alguna de ellas como la modelo Kaia Berger con más de 5 millones de seguidores en Instagram. Entre ellas se retroalimentan. Es como una manada en busca de su presa. Y la presa en este caso, aunque nos duela reconocerlo, somos nosotros.

Pero Emily siempre nos recompensa con la mejor de las sonrisas y las mejores fotos. De momento nos tenemos que conformar con eso. Qué remedio.