Diego Armando Maradona aún no ha dicho adiós a Argentina: millonada

El Pelusa, como símbolo e icono, es un reclamo increíble

Cuando su increíble talento salpicó a la opinión pública argentina, Diego Armando Maradona se convirtió en un fenómeno imparable que incluso rozó la gesta de verse mundialista en 1978, con 18 años, pero su juventud lo descartó de una selección de Argentina que fulminó en la final a Países Bajos (1-3) con goles de Bertoni y Kempes (2), consiguiendo uno de sus dos únicos entorchados mundiales. Después, Maradona, ya con 22, sí fue a la cita de España, debutando como profesional en la Copa del Mundo. Luego llegaría la leyenda. Pero imagínense, con la dimensión de El Pelusa, la trascendencia que debe tener su primera elástica mundialista.

Pues está va a salir a subasta y se espera una cifra enorme por ella. La primera camiseta que portó en un Mundial el que para muchos es todavía el mejor jugador libra por libra de la historia del fútbol verá la luz justo unos meses después de su muerte, el 25 de noviembre de 2020, y ha generado una enorme expectación por saber cuánto se puede pagar por ella, especialmente por todos aquellos seguidores al fútbol y al mito de Maradona.

En este sentido, juega un papel trascendental que sea esta elástica la primera que portó oficialmente Maradona en la mayor cita del mundo del balompié, concretamente lo hizo el 13 de junio de 1982 en un partido de la fase de grupos contra Bélgica, que Argentina perdió 1-0. La historia de la camisa también es importante y señala a una familia que recibió el objeto de manos de César Luis Menotti, al que se la dio el jugador, que tiene la firma del genio y está autentificada por casa JSA.

Cabe recordar al respecto de aquel Mundial que El Pelusa clasificaría para la segunda ronda a su país anotando dos goles en la victoria 4-1 ante Hungría y siendo partícipe del triunfo ante El Salvador (2-0). Después Italia eliminaría a Argentina en un grupo donde también estaba Brasil, pero Maradona empezaba a forjar su leyenda, una que culminaría cuatro años después con otro título para la escuadra celeste, esta vez en el 86. Argentina llegó a ese cita tras ser campeona del mundo en el 78, por lo que defendía título en la edición de España, que finalmente conquistaría Italia en una decepcionante actuación de la Albiceleste.