¡Dios mío! Sara Corrales te dejará con la boca abierta: ¡Mira la foto!

La modelo nunca decepciona

Algunas de nuestras asiduas tienen carácter. Algunas hacen como si las críticas no fueran con ellas y como si lo que se dijese fuera con otras, que no con ellas. Algunas sacan garras y uñas a la mínima y otras, se toman un café porque saben lo que valen. A estas últimas pertenece Sara Corrales. 

La modelo lo tiene claro, no piensa hacer ni caso a todos los comentarios y la saliva que se está gastando sobre su aspecto físico y sobre la pérdida de formas fémeninas. Y es que la modelo se ha volcado en el deporte, en el ejercicio físico para alcanzar las formas que quiere, gusten o no gusten, ella se siente bien así. Y si hace unos días la noticia se la llevaban sus piernas, bien torneadas, infinitas y musculadas, hoy la noticia son los brazos de Sara, el tamaño de músculo que están alcanzando casi más propio de alguien que se dedique de manera profesional al culturismo que de una modelo internacional, y de las cotizadas.

Y como Sara sabe cómo funciona este mundillo, achaca los comentarios a la envidia de muchas y al tiempo libre de otras para meterse en vidas ajenas, una manera de lo más elegante para terminar con chismes. 

Musculosa y soltera, su combinación 

La modelo está soltera y sin visos de buscar nuevo acompañante. Dice que ha recuperado el gusto por los viajes, la vida y por disfrutar de su tiempo sola, se ha vuelto selectiva y de momento ninguno ha superado los mínimos que se ha establecido. Se ve que después de Alexis Meana y del tiempo echado en algo que no fructificó Sara no tiene ninguna prisa. Salvo para aumentar tamaño corporal a base de gym, y lleva buen camino, ya se nota.