El disfraz picante de Carmen Villalobos a lo Cardi B

El lado más oscuro de la actriz al descubierto

La apariencia angelical de Carmen Villalobos nos tiene un poco descolocados. Y mira que siempre hemos pensado que la de Barranquilla, con una cara como esa, no puede haber roto un plato en su vida. Pero se ve que también tiene su lado malote y picante. Se ve que de vez en cuando deja vía libre a ese demonio travieso que todos llevamos dentro. Sólo para que quede constancia de que ella también lo tiene. Que sabe hacer trastadas aunque su cara diga lo contrario. Para que luego digan que las apariencias no engañan. Y es que lo malo y lo prohibido tiene su áquel y nos atrae aunque no queramos.

Quién la imaginaba vestida de demonio cuando más le pegaba otro tipo de disfraz. Quién lo iba a pensar. Ahora bien, no te la imagines como una reinona del Hades sin una gota de glamour, porque la colombiana no sabe ser así. Con un demonio en minifalda, parece que su maldad no puede ser tanta. Pero su corsé bien ajustado nos hace cambiar rápidamente de opinión. Carmen no es mala, es malísima. Porque quiere que caigamos en la trampa de su cara. Y porque sabe que vestida así, vamos a picar. Y mira que las hay que desde el principio van pidiendo guerra y de frente sin ocultarse en caras de las que no rompen platos. Como hace Cardi B. Lo mismo la del Bronx sirve de ejemplo al resto de las guapas que no saben cómo ejercer de malas. O lo mismo todas ellas tienen ese lado travieso que no se atreven a sacar. El caso es que la televisiva Catalina Salamanca sabe que tiene un lado un poquito más oscuro, que está bien dar a conocer esa otra faceta. Y que de vez en cuando, está muy bien sacarlo a relucir.