Dua Lipa revienta Instagram con su modelito: pillada nocturna ‘trend’

La de Westminster está disfrutando del verano y de qué manera

A sus 25 años Dua Lipa puede decir que ha conseguido tocar con las manos el éxito y ahora se regodea en él, disfrutando cada instante vital y profesional, y encima consiguiendo una rentabilidad de todo ello. La diva, de hecho, ha vuelto a colocarse en boca de fans propios y extraños tras su último posado veraniego que promete ser la nueva ola trend en la red social por antonomasia de las celebridades de todo el globo: Instagram.

Y pese a ello la de Westminster no olvida sus orígenes humildes y las dificultades que sus padres tuvieron que superar para lograr mantenerse y dar un futuro a la joven en el Reino Unido, de ahí que, también en honor a su abuela, tenga siempre presente de dónde es oriunda y cuál es su cultura primigenia; aunque esto no quita que para regresar a ella y reivindicarla, lo haga con el estilo más rompedor y que genera tendencia.

Eso es justo lo que ha conseguido la cantante en sus días de relax en Albania en donde ha posado en diferentes espacios emblemáticos del país, entre ellos Butrint, con un liguero modelito del que ya se habla profusamente en las redes sociales. ¿Dónde lo ha conseguido?, ¿en qué lugar pueden sus millones de fans comprarlo? Tal vez para ella lo importante no fuera tanto mostrarse radiante en esta foto (y pillada) nocturna, quizá sí, en cualquier caso el efecto positivo ha sido doble y notorio. Por un lado, promueve y promociona su legado ancestral, como son esos orígenes albano-kosovares; mientras que por otro mantiene el interés en su persona y su estilo propio, que, como decimos, suele marcar tendencia. 

Recordemos que menos amables fueron los primeros pasos de los padres de la diva al tener que emigrar a Londres en busca de un futuro. Dukagjin Lipa y Anesa Rexha huyeron de Sarajevo durante la guerra de Bosnia pero consiguieron culminar sus estudios relacionados con el mundo del márketing, que en el caso del padre de Lipa tenían claros tintes musicales- es más, era integrante del grupo de rock kosovar ‘Oda’- y que marcaron a la cantante y, en cierta forma, han construido su leyenda.

De tal forma que su estancia en Albania es un guiño a todo eso, uno gesto que, como no podía ser menos, conlleva un modelito exclusivo que hace confluir dos de sus rasgos más característicos: ser una estrella y el reconocimiento a su familia.