Las duras condiciones de Shakira a Piqué para estar con él...

Piqué muy enfadado con ella y se lo muestra en directo. No pinta bien

Nadie dijo que esto fuese a ser fácil. La relación entre Shakira y Gerard Piqué está expuesta a todo el mundo constantemente. Cada cosa que hacen, dicen o callan puede ser motivo de noticia, como de hecho suele ocurrir. Por este motivo la pareja ya está acostumbrada a lidiar en su día a día con todo tipo de rumores y noticias falsas creadas a raíz de la nada para rellenar unas cuantas líneas en un artículo de prensa. Ellos lo saben y lo llevan con tranquilidad, más aún cuando la forma de ser de Piqué es como es y está siempre en el centro de la polémica por sus comentarios y constantes bromas con ciertos sectores como el madridismo o el Espanyol, por ejemplo. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

So much fun performing at the Davis Cup Finals Closing Ceremony last night! #linkinbio

Una publicación compartida de Shakira (@shakira) el

Esto no quiere decir que cada uno haya abandonado sus carreras profesionales individuales, ni mucho menos. De hecho este domingo en la Caja Mágica de Madrid se pudo ver a cada uno en su faceta más habitual, la de Shakira de cantante actuando antes de la gran final y a Piqué siendo la imagen visible de la organización del evento, el alma mater de Cosmos, la empresa que se encarga de esta vuelta de tuerca de un torneo centenario, ahí es nada. 

Para que Shakira actuase en este evento la colombiana, a parte de cobrar su caché, exigió a la organización llevar su propio equipo de coreógrafos y equipos de grabación para poder editar a posteriori de la actuación y tener un formato final muy cuidado donde se puede ver casí casí un videoclip más que una actuación en directo.

Tras la actuación, ya durante el partido, ambos estuvieron sentados en el palco de la Caja Mágica junto al resto de personalidades destacadas entre las que se incluía el Rey Felipe VI. Por estar en un sitio con tanto protoloco, Piqué llamó la atención a Shakira cuando su mujer no cesaba de hacer carantoñas y gestos a sus peques, sentados en otra zona del pabellón.