¡Duro y descomunal! Sara Corrales va a la playa ¡y presume de eso!

Con bikini y de frente ¡esas curvas en tu mente!

Sara Corrales se ha hecho incondicional de los aviones, y no sólo por su profesión. Ni deshace ni maletas, ni las llena con otra cosa que no sea trajes de baño ni repite habitación de hotel, y todo por culpa del estrés.

El año pasado no fue todo lo tranquilo que hubiera querido, y no por falta de oportunidades laborales. La crítica se cebó con ella y con su forma de cocinar, se le atribuyeron compañeros sentimentales que no se sabe si realmente lo fueron y en todas y en cada una de las ocasiones en las que la polémica le tocó, la modelo puso rumbo a la playa.

Sol, agua y arena el remedio para superar todos los males y que al parecer a Sara le funciona.

Pero estar de asueto o intentando pasar el trago no es excusa para que Sara deje de lado los entrenamientos y las rutinas deportivas a las que dedica parte de sus días.

Sigue con el deporte, sigue definiendo músculo a pesar de las críticas a su cuerpo y sigue cuidando la alimentación en beneficio de un físico que es su herramienta de trabajo.

Por eso es lógico que cada vez que la veamos en bikini lo primero que nos venga a la cabeza sea el tamaño de sus abdominales, lo tonificado de sus músculos y la total ausencia de grasa en un cuerpo más que definido.


Lógico pensar que los bañadores le acompañen siempre y que presuma en cada una de sus publicaciones de su anatomía, de sus formas y del tamaño de sus curvas, ¡aunque también se enorgullece de la dureza de sus abdominales!

Suerte de tener un cuerpo como el que tiene y horas dedicadas a mantenerlo, que los milagros no existen en las medidas, sólo las cirugías y el cincel.