El último escándalo de Ben Affleck y Jennifer López impresiona

Hollywood pone su foco en los dos actores y sus extravagancias

Poner en duda que Jennifer López y Ben Affleck son la pareja del momento en Hollywood sería poco menos que mentir. Lo son desde el mismo momento en que empezaron a circular rumores, luego certeros, que les situaban lejos de sus por entonces últimas parejas y cerca el uno del otro, más que nada porque ya era una relación recurrente, con electricidad conocida entre ellos. Así, ahora que están juntos no paran de sorprendernos: oro puro para los fans de la celebrities.

Imaginamos que recuerdan cómo se puso énfasis en las actitudes cariñosas -quizá algo más que eso- del actor con la cantante en su viaje de vacaciones por la Costa Azul del sureste francés, concretamente por Saint-Tropez (región de Provenza-Alpes-Costa Azul), donde se dejaron fotografiar de forma más que cariñosa a bordo de su lujoso yate. También en cómo cenaron y disfrutaron del suelo italiano en una cena romántica en Nerano. Pues bien, ahora salen a la luz los excesos de esos días de pasión.

Concretamente de manos de TMZ salieron a la luz los precios y los tipos de joyerías que se probó la diva junto a su flamante nuevo novio y las cifras que manejan ambos con sus caprichos. J Lo y Affleck estuvieron probándose una serie de exclusivas joyas de la conocida joyería Faraone Mennella de Capri, unas al alcance de muy pocas manos. Tan pocas son estas que estas piezas de orfebrería poseen un valor que va comprendido entre los 1800 dólares a los 41.000 dólares. 

Más específicamente una fuente le comentó al citado medio especializado en la vida de las celebridades y algunos de sus excesos que López “se probó varias piezas caras, incluidos collares”. Unido a ello, otra de las grandes noticias que hemos sacado en claro del viaje europeo de la celebridad de Nueva York y el protagonista de ‘Pearl Harbor’,’Argo’ o ‘Batman vs Superman’ es que andan muy prendados el uno del otro, como aseguran ciertas personas cercanas a los intérpretes durante estos días de relax de la llamada Bennifer, apodo que se la ha dado a la pareja desde su regreso.