¡Elizabeth Loaiza en la piscina!: las fotos en las últimas 24 horas

La modelo se atreve con todo

Elizabeth Loaiza ha vuelto a hacerlo. Ha vuelto a coger un avión y ha vuelto a hacer maletas. La top model no para. Nos da la sensación de que la colombiana no sabe estar quieta, que lo suyo es un transcurrir de aeropuertos y aduanas y que, aunque es un estilo de vida duro, a ella le sienta bien. Si hace tan sólo unos días la guapa modelo disfrutaba del sur de Andalucía y de tierras catalanas, parece que la piloto de helicóptero ha abandonado España con dirección Marruecos. 

Desconocemos si el motivo de este último viaje se debe a su trabajo, ya que bien pudiera ser la imagen del hotel donde se aloja, como maniquí del bañador lleva o si simplemente es una extensión de esas vacaciones que comenzó en nuestra tierra y que a saber dónde terminan. El caso es que ocupación no le falta, que los aviones no le asustan y que se maneja por el mundo entero sin ningún tipo de problema. Y aunque, a ojos más mundanos, parezca que viajar y estar de un lado a otro día sí y día también tiene mucho de aventura y de bonito, en alguna ocasión la colombiana nos ha hablado del cansancio, del jet-lag y de lo duro que es pasar tiempo alejada de los suyos. De las noches de hotel que no son las mismas que las de casa y de lo difícil que es mantener cualquier relación con kilómetros y viajes de por medio. La parte menos bonita y más desconocida de una profesión que le apasiona y de la que es digna representante. Y entre viaje y viaje y pasarelas y posados, Elizabeth también aparece de vez en cuando en televisión, lo alterna siendo portada de alguna que otra revista o aprovecha ratos libres para convertirse en imagen de marcas de peso. Sabe del valor del tiempo e intenta exprimirlo al máximo. Y vaya si lo hace.