Emily Ratajkowski y la foto que evita la censura de Instagram, ¡locura!

La británica deja a todos sin palabras

Si algo nos ha demostrado la buen de Emily Ratajkowski es que no se calla. Y no lo hace porque siempre tiene algo que decir. Siempre tiene una palabra más en la boca y siempre que puede da su opinión. Y en este mundo donde la opinión es tan infravalorada nunca está de más que alguien diga lo que de verdad piensa. Pues muchas veces nos creemos que por el mero hecho de ser modelos, influencers… ellas y ellos no tienen nada que decir. Nos equivocamos.

La británica siempre se ha mojado con lo que ella considera las causas justas. Feminista reconocida y amante de todo tipo de causa injusta. Siempre tiene una palabra de apoyo o un gesto para lo que ella considera que no es de recibo. Y eso la engrandece aún más, pues significarse en este mundo cada vez es más complicado y Emily no tiene problemas en hacerlo cuando es necesario.

Ha habido un caso en Estados Unidos que ha abierto muchas puertas que muchos querían mantener cerradas. El caso de Harvey Weinstein removió Hollywood y puso en pie de guerra a todas las mujeres del mundo. El productor de cine fue acusado de abuso por más de treinta mujeres. Alegaban que para conseguir el papel o en muchas ocasiones para demostrar su poder Harvey abuso de ellas. La denuncia de una de ellas supuso un torrente de más denuncias contra el productor americano.

Esta misma semana se sabía que las víctimas habían llegado a un acuerdo con él previo pago de una cantidad que ronda los 30 millones de euros. De esta forma previo pago el productor evitará tener admitir su mala conducta. Sin embargo, dos de esas mujeres no han firmado el contrato y Harvey será juzgado por ello en enero.

Emily fue a una fiesta, siempre guapa, y se había puesto en el brazo un mensaje contra el productor. Una especie de advertencia para todos los hombres que llevan años abusando de su poder contra las mujeres. Aquí estamos nosotros. Emily pone la voz. Pero detrás de ellas hay millones de mujeres.