¡Enseña lo de abajo! Anastasiya Kvitko se pone un pantalón de rejilla

Busca remedios que solucionen sus problemas textiles

El que de verdad quiere buscar una solución a un problema, a poco que se esfuerce y aunque no se trate de un optimista en potencia, la encuentra.

Así es como parece que Anatasiya Kvitko se plantea la vida y la solución definitiva a su ‘no relación’ con la ropa, con todo lo que trata de ponerse y que ni da la talla, ni le aguanta.

Tampoco es la rusa esté ni muy preocupada ni sin pegar ojo, al contrario, parece haber encontrado la excusa perfecta para que incluso la censura le mire con ojos más benévolos y dé por bueno algún que otro trapito que de inocente tiene más bien poco.

La solución a todos sus quebraderos de cabeza la tiene muy clara y pasa por no llevar nada encima, por dejar que su naturaleza se vea en todo su esplendor y tamaño sin los límites que imponen costuras e hilos.

Pero ni está permitido, ni todos los ojos pueden aguantar esta visión.

Por eso la empresaria del mundo de la noche recurre a lo alternativo, a los apaños textiles que intenta convertir en tendencia, aunque con poquito éxito, porque tan sólo Demi Rose se acerca a la forma y tamaño de su cuerpo.

Las rejillas, las cintas y los lazos que unen los extremos de pantalones convirtiéndolos en una prenda apta para lo suyo se han convertido en su prenda fetiche, y además, con doble sentido.

Porque las rejillas le permiten enseñar lo que hay debajo de ellas, hacer que la imaginación trabaje y despertar el ánimo de todo el que la mira, ¡al final va a ser cierto que Anastasiya ve siempre el lado bueno de las cosas!

Y si ella lo ve bien, nosotros lo vemos mejor, por eso de verla y de ver lo suyo, aunque sea a través de rejillas, de cintas o de lazos.