¡Escándalo! Andrea Valdiri se lo pone ¡y no deja nada a la imaginación!

Siempre hace lo mismo

Andrea Valdiri tiene motivos de sobra para celebrar lo que le venga en gana, a su edad y con sus negocios poco más puede pedirle a la vida.

Sería bueno que de vez en cuando se le ocurriesen ideas menos peregrinas, como regalar a su hermana una cirugía estética o como tatuarse el nombre del noviete de turno después de una noche de fiesta y alcohol, pero también es cierto que si dejara de hacerlo no sería la Valdiri que nosotros conocemos.

La bailarina que retrasmite su vida a través de videos y fotografías en sus redes sabe cómo cambiar de look según la ocasión, aunque el denominador común en todos ellos, el ceñido hasta la médula y el enseñar cuanto más mejor, siempre está presente.

De las últimas veces que hemos oído hablar de ella andaba por Brasil con un conjunto transparente que hacía temblar hasta al mismísimo Pan de Azúcar, y hoy no transparenta pero ciñe. Y se marca un escote en la espalda que llega hasta donde la retaguardia comienza su nombre.

Un vestido de seda que hace que la imaginación trabaje poco, porque aunque cubierto, sus cosas quedan a la vista.

A pesar de las polémicas, Andrea también tiene un lado menos revolucionario

La coreógrafa es conocida además de por el baile por conseguir que pongamos el grito en el cielo cada vez que la vemos. Pero en su faceta menos de influencer y más de mujer comprometida con causas que no generan ingresos, la bailarina ha enseñado en varias ocasiones cómo ha de defenderse una mujer ante posibles agresiones.

Seguro que su experiencia de vida le ha llevado a compartir esto con sus seguidores, que aunque Andrea se lleve de paseo a todo el género masculino que la contempla, mujeres incondicionales tampoco le faltan, lo tiene todo.