Escándalo Sofía Vergara: la foto antes de operarse (y ¡vas a alucinar!)

La diferencia salta a la vista

Cuanta más fobia parece que nos da hablar de cirugía y de las famosas que han pasado por bisturís, más parece que nuestras famosas se empeñan en hacernos ver que la cosa no es tan mala como creemos. Que estar en el estrellato conlleva lo suyo y que para alivio de las que somos más terrenales y menos perfectas, los años también corren para las de la alfombra roja. Sofía Vergara no es que hable mucho de si se ha retocado esto o aquello para lucir tan bien como lo hace a día de hoy y a pesar de estar prácticamente rondando la cincuentena. La actriz mejor pagada de Hollywood prefiere desviar el tema cuando le preguntan y salir por donde puede echando mano a su trabajo en las pantallas o a su faceta de empresaria. Pero dimes y diretes sobre su anatomía se pueden leer todos los días. 

Que si se dice que se ha puesto botox en la cara y que su expresión ya no es la que era. Que si su nariz era más chata y menos respingona de lo que es ahora. Y, el más temido por la actriz y también el más evidente, que si el pecho de la colombiana, años atrás, no tenía ni la mitad de voluptuosidad que hoy tiene. Y para afirmar todos estos supuestos arreglitos de la cómica, se recurren a fotografías y a vídeos de hace no sé cuántos años, y se mide contorno y perfil a ver cuánto se debe a su naturaleza y cuánto a la inversión dineraria en su figura. Pruebas en las que el engaño no cabe. Y no nos damos cuenta, pero al final lo realmente importante es el resultado, el cómo luce ella hoy independientemente de lo que tuviera o cómo fuera ayer. Y en su caso, los resultados son francamente buenos, sólo hay que verla.