¡El escandaloso bañador de Carolina Cruz! (y es por el Photoshop)

Los excesos nunca fueron buenos

La reina de los accesorios, la que más sabe sobre joyas, zapatos y bolsitos con los que combinar, Carolina Osorio ha cubierto por completo la ración de Photoshop que toda famosa que se precie tiene asignada. Sobre la necesidad y el gusto de algo tan extremo y sin límites es algo que nos cuesta entender y que nos tendrá que explicar. Bien debería saber ella, moviéndose en los ambientes en los que se mueve, entre pasarelas, focos y platós que la publicidad y el marketing personal cuanto más simple mejor resultado da. Que no hace falta un derroche de artes en corrección y perfeccionismo ayudándose de Photoshop para vender más. Porque ella no es nueva en esto, y nosotros conocemos perfectamente quién es la que vende, qué vende y cómo lo puede vender. 

Si la idea era enseñar muslo, Carolina, esta vez has fallado. Porque en bañador, en bikini y en mil trajes de baños cada cual más diferente y más sensual ya te hemos visto y juzgado. Que no era necesario hacerlo esta vez con corrector y paleta de colores para lucir unas piernas que ya nos conocemos y en las que, para ser sinceros, no encontramos nada digno de ocultar. Pero, si tu intención, tu intención como empresaria, era dar publicidad al traje de baño sirviéndose de tu percha, la cosa cambia. Porque el Photoshop queda en segundo plano, porque lo que importa es el bañador, importa que el diseño corre a cargo de tus manos y que como siempre, en cada uno de esos complementos que insistes en diseñar, el estilo es lo que más cuenta. Y de eso no anda carente la pieza. Ni una objeción al tamaño, proporción o color. Sobran destreza y glamour en cada una de tus publicaciones, y algunas veces, como esta, también Photoshop.