¡El escandaloso vestido de Andrea Valdiri que no tiene tela!

Las normas se hicieron para romperlas

Algo tiene que tener el invertir buenas cantidades de efectivo en vestidos y trajes que lo que menos gastan en es en tela. Debe de haber algún motivo que se nos escapa y que la gente de a pie no logra pillar. Pagar por tapar pero que casi no tape, la máxima de casi todas las nuestras. Y si hubiera que buscar una representante de la piel a mogollón y cuanto más mejor no dudaríamos en señalar a Andrea Valdiri como la representante de este movimiento. Porque mira que la hemos visto en mil y una publicaciones, pero nos da por pensar que en ninguna de ellas el estilismo destaca por el exceso de tela sino más bien al contrario. Sensual, provocativa y conocedora de todas las técnicas que existen para llamar la atención o de inventarlas en caso de que no le cuadren, porque ella es así, y si no gusta tampoco es un problema. 

Sensual, provocativa y conocedora de todas las técnicas que existen para llamar la atención o de inventarlas en caso de que no le cuadren. Con un cuerpo de los que quita el hipo moldeado gracias al meneo de sus coreografías y a algun que otro toque de bisturí, pero bien hecho. Leonina y camaleónica, cómo iba a faltar en su fondo de armario un trocito de vestido con estampado de leopardo, de los que avisa de qué va la colombiana, de los de prepárate que voy y la que mando soy yo. Y lo enrolla en su cuerpo a modo de toalla, como cuando sales del baño, cubriendo estrictiamente lo necesario, sólo lo que ella considera lo necesario. Porque los límites de lo prohibido los marca la bailarina y para qué prohibir. Y mientras sus seguidores no se cansan de enviarle bendiciones y piropos, como para no hacerlo. Que nadie dijo que alegrar la vista fuera un problema y más si lo hace de la misma forma que Andrea.