“¿Este trasero es real?”. Sofía Vergara de espaldas (y ojo a la falda)

Espectacular la modelo

Elegancia. Se puede ser elegante con poco. Sólo necesitas estilo, estar segura de lo que llevas puesto. Seguridad. Y de eso anda sobrada Sofía Vergara. Las tablas que da ser una actriz no las consigues de otro modo. Desfilar por la alfombra roja siendo el objetivo de miles de flash y superar la prueba con nota hace que el resto de los posados sea una minucia. Más, si aún siendo actriz, también eres modelo. La intérprete lo tiene todo.

Y ese todo es el culpable de generar envidias. Y es que la modelo, a pesar de ir cumpliendo años, continua tan estupenda como cuando empezaba a darse a conocer. Muchos hablan de operaciones estéticas de pecho, de labios e incluso de nariz para tener el aspecto que hoy tiene. Aunque ella no ha confirmado nada. Incluso, cuando algún seguidor le hace algún comentario al respecto, ella saca las uñas y se encara. Defiende que su cuerpo va envejeciendo como el de todos pero que se cuida muchísimo. No habla de cirujías. Ni de retoques. Ni afirma ni desmiente. No sabemos qué opinar. Lo que sí es evidente es que la actriz cambia con frecuencia de look gracias a su pelo. Desde que empezó su carrera, la actriz ha cambiado el color de su larga cabellera en muchas ocasiones. Ha pasado por el rubio, el moreno e incluso por el flequillo. Sabe que con estos arreglos su apariencia cambia sin necesidad de quirófano. Los trucos de una actriz curtida. Pero, con independencia de ayuda o no, hay que reconocer que la venezolana está estupenda. Que estando así, se pueden seguir cumpliendo años y siglos de vida. Que puede lucir tipazo, porque lo tiene. Y, además, con estilo. Porque nunca antes una falda dijo tanto de un cuerpo como la que luce la de Venezuela.