¡Esto no puede ser real! A Yuliett Torres se le ve: ¡Foto bomba!

Esconderlo nunca ha ido con ella

Yuliett Torres es de traca, de armas tomar, de las que no se amilana por nada y se entrega a fondo y sin freno, que ya se encarga de poner ella las normas.

No hace ni una semana desde que Instangram considerara que la relación de la modelo con la red social había sobrepasado los límites y ahora vuelve a la carga.

Tampoco le bastó tener cerrada un par de días su red social y volver a disponer de ella al poco, aquí regresa Yuliett con las pilas cargadas y con ganas de saber cuánto va a aguantar esta vez sin que le den el alto, intrépida a más no poder.

Dice que lo suyo con el ejercicio es una de esas relaciones de las de toda la vida, de las de mientras todas sus curvas sigan en su sitio fidelidad absoluta, y cuando la cosa decaiga, aunque no hay visos ni futuro de cuándo ni cómo, ya se verá en qué queda lo suyo. De momento el deporte y ella son sólo uno.

Y es gracias a ese deporte que Yuliett echa mano a estilismos de lo menos convencional para alegrar la vista de todo el que mira y aumentar el número de seguidores, porque al fin y al cabo, se trata de eso.

Ni leggins que se le resistan, ni jeans que le sienten como un guante ni color amarillo, el de la mala suerte, que acompañe a un vestido y a una retaguardia como la suya, ¡parece de mentira, Yuliett!

Y es que cuesta creer que todo eso es real, que la pose es pensada al dedillo para que quede claro todo lo que tiene y para que veas y te hagas adicto a lo suyo, y con un poco de suerte, a sus rutinas.

Lo mismo Instagram hace la vista gorda y te lo permite. O lo mismo vuelves a las andadas de nuevo, que contigo, nunca se sabe.