¡La fiesta se fue de las manos! Karol G, Messi, Anuel AA y Luis Suárez

Los excesos de la pareja no conocen límites

Cualquier excusa es buena para irse de fiesta, para organizar una o para hacer que te inviten al sarao del año siempre y cuando seas alguien conocido, que no todo vale.

Karol G y Anuel AA son de los habituales que como el perejil, están en todas las salsas y en ninguna parecen sobrar, porque su presencia es síntoma de importancia, ellos no se codean con cualquiera.

Es poco frecuente celebrar 10 años de matrimonio en la sección rosa, porque aquí todo es efímero, y casi menos frecuente es que un futbolista, en este caso Luis Suárez y su mujer Sofía Balbi decidieran renovar sus votos matrimoniales después de tres hijos y 10 años en compañía, ¡las excepciones existen!

Baile, trajes de diseñadores imposibles, pajaritas y la pareja más melosa del mundo sobre el escenario, dando marcha a asistentes no sólo con sus temas, también con sus comentarios y con su vida privada, un espectáculo en toda regla.

Suárez felicísimo, su mujer más, un Messi desenfadado y Neymar dándolo todo fueron algunos de los que se encargaron de cerrar la fiesta, casi 24 horas de música en directo, bebida y mucho ritmo, ¡la fiesta fue la caña y los invitados la aguantaron!

Y no sabemos si por la euforia del momento, por el subidón de ser uno de los ídolos musicales del momento o porque realmente lo sentía así, Anuel, que no se corta ni delante de su ejército de incondicionales, tuvo la osadía de preguntarle a Karol cuándo se iban a casar ellos, que con la fiesta le habían entrado ganas o que las ganas las tenía desde hace tiempo pero no se había atrevido a contarlo hasta ahora.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

La fiesta es buena cuando acaba de dia!!!!😂😂🙏👹 @anuel_2blea__info #realhastalamuerte #anuelaa

Una publicación compartida de REAL HASTA LA MUERTE (@anuel_2blea__info) el

De momento la cantante no ha respondido, o ha dado la callada por respuesta, que en la vida de estos dos todo es posible, aunque viendo a Luis y a Sofía celebrar su segunda boda, nos dan ganas de creer en los milagros.