Filtrada la terrible pelea entre Kim Kardashian y Kylie Jenner

Las dos mujeres más millonarias del Clan, se ‘dan de codazos’

Desde que en 2007 llegó a nuestras vidas ‘Keeping Up With The Kardashians’, el reality familiar más famosos de la televisión, al menos la estadounidense, esta familia ha estado en nuestras cabezas y en las de las personas que nos rodean. Suyas son algunas de las tendencias más locas en el mundo de la moda o varios de sus escarceos amorosos han sido (y son) de los más seguidos en la farándula global (también porque no suelen escoger a cualquiera, de hecho sienten predilección por los jugadores de la NBA), pero ¿y qué me dicen de las peleas entre ellas, como esta que han mantenido (y mantienen) Kim y la pequeña, Kylie Jenner?

Y es que la revista Forbes ha decidido quitarle el puesto preponderante que consiguiera la joven Jenner, en cuanto a fortuna se refiere, para dárselo a su hermana, la más glamurosa del Clan; siendo ahora esta la más millonaria de todas. Así, la conocida publicación ha colocado el patrimonio neto de Kim Kardashian por delante del de Kylie (o al menos a la par), situándose la ex mujer de Kanye West en la cifra dorada: los 1000 millones de dólares de valor patrimonial.

Y el salto ideado a nivel empresarial por Kim ha sido notable y sustancial, tanto que, como decimos, incluso ha superado a una Kylie que subía como la espuma, también en RRSS. Así, ha pasado en un año de un patrimonio de 780 millones en octubre de 2020 a la mil millonaria cantidad en la actualidad, cuyos grandes activos son sus empresas y líneas de belleza Skims y KKW Beauty, donde sus participaciones en las mismas y sus conglomerados le dan esos guarismos estratosféricos. Además, tiene contratos de publicidad de los propios realities televisivos que le repercuten en ganancias suntuosas.

Ahora bien, Forbes también bajó el valor patrimonial de Kylie en base a supuestas cifras infladas sobre su patrimonio, algo que no le ha sentado bien a la diva, la cual, imaginamos, quiere y siente envidia a la par de su hermanastra. Con todo y más, a sus respectivas edades y dado el trabajo que les lleva ganar tales cantidades de dinero, ambas están felices por ser mil millonarias (o estar muy cerca) y ser tan divinas. ¿Se puede pedir más? Las Kardashian no solo interesan cada vez más y funcionan como producto, sino que van viento en popa; eso sí, la pelea por ser la más rica entre las hermanastras continúa.