¡La foto bomba de Elizabeth Loaiza! (Y es por esto que se ve)

Se nota que algo le pasa

Unas veces por exceso y otras por defecto, el caso es no estar a gusto nunca. Las hay que defienden las curvas a ultranza, véase una Karol G que no esconde nada, y las hay que hacen gala de piel pegada a los huesos por profesión y ganas, como Paula Galindo. Lo que está claro es que en esto de los pesos y de las tallas no conseguimos ponernos de acuerdo, ni tan siquiera cuando la protagonista es Elizabeth Loaiza.

La modelo internacional vuelve a ser la comidilla de todos, y esta vez no por su colección de trajes de interior, ni por sus posados escasos en tela ni tan siquiera por sus supuestos novios montados en el dólar y hartos de billetes. Esta vez los más críticos, a juzgar por la imagen de la maniquí dicen que Elizabeth está muy delgada, que le hace falta algo más de comida y que se echan de menos determinadas formas en su físico.  

 
 
Ver esta publicación en Instagram

Por qué eres tan flaca Eli?. Es lo que siempre me preguntan y hasta me juzgan cuando no me conocen, me dicen: tu debe ser que no comes nada!. Ese es el problema de Colombia, que siempre andamos juzgando y hablando sin saber y sin conocer. Los que me conocen saben que cómo como una marranita 🐽🐽🐽 y no me cuido comiendo ensaladas, ni nada de esas cosas. Por el contrario, me toca comer demasiadooooo porque mi contextura es muy delgada y si no cómo bastante pues tiendo a adelgazarme mucho. Todo esto se los cuento para decirles que aprendan a quererse como son. Todos somos diferentes y nuestras diferencias nos hacen hermosos!!!. Yo aprendí a quererme así, flacuchentica y súper trabajadora. Los tenis que ven en las fotos son de mi marca y los encontrarán pronto en uno de los almacenes de cadena más grande del país y en USA. #photo @devindelsanto_ph #newyork

Una publicación compartida de Elizabeth Loaiza Junca 🕊🇨🇴 (@elizabethloaiza) el

Y como el deporte nacional en todos los rincones del mundo es el cotilleo, Elizabeth, que ya está curada de espanto y que sabe cómo se acaba con esto, responde a los chismes con gracia y de manera tajante. Dice Elizabeth que quien la conoce, sabe que come sin límites, que no vive a base de ensaladas y que su constitución es delgada, que por eso se esfuerza en comer más de lo normal.

Debe ser que los compromisos profesionales, los continuos viajes y el ritmo de su vida no le dejan que su cuerpo acumule grasa por ningún lado. O el exceso de deporte, ahora que se ha convertido en diseñadora de zapatillas deportivas, de tenis, a saber. El caso es que Elizabeth come, y mucho, palabra de modelo.