Foto de Demi Rose en el WC: ¡De espaldas y con la cremallera bajada!

Responde con esto a las curvas de las otras

Demi Rose está hasta los pelos de qué se la mencione, se la compare y se hable de sus curvas en función de lo que tienen otras, que estamos todo el día con lo mismo.

Demi rose quiere que se hable de ella por curvy, pos tamaño y por modelitos, el resto no le interesa.

Y es que es difícil contar en el panorama rosa con un espécimen de este calibre y que no se la tenga todo el día en mente, especialmente cuando muchas féminas que intentan ser famosas se fijan en ella con el objetivo de tomar ideas y reproducir en su cuerpo, y eso, quieras o no, al final, quema, el síndrome del 'burn out' que dicen.

Se ha cansado de salir en bikini, de ponerse delante de futuros clones o de copias de Anastasiya Kvitko, su competencia más directa para dejar claro a todo el mundo que ella es el origen y la original, pero no con esas.

De ahí el motivo de la publicación de hoy, el interés y el acento en toda su anatomía y la intención más que clara para que a partir de hoy la cosa de las curvas no quede nunca en tablas.

En un cuarto de baño, el selfie de toda famosa que se precie y con un vestido que más bien parece una segunda piel, vemos a una Demi guapa, voluptuosa y con una retaguardia diga digna de las mejores. Una foto que deja en evidencia su tamaño y que nos recuerda aquellos momentos en los que una se mira al espejo antes de pedir ayuda para subir la cremallera del vestido.

Y no sabemos si tendrá ayuda para subirla, si con las curvas todos los que la miren no sabrán cómo reaccionar o si encontrará alguna otra manera de quedar por encima del resto.

El caso es que ha vuelto a hacerlo, y en un baño, y con un selfie. Vaya manera de dar la nota, Demi.