La foto más ¡escandalosa de Karol G: ¡revienta Instagram!

A saber hasta dónde pueden llegar sus extravagancias

Atentos porque una nueva moda se acerca y tiene como defensora y representante a una de las más grandes. Preparaos para comprar cantidades ingentes de lentejuelas, brillantitos y purpurinas para no dejar ni un centímetro de piel sin cubrir. Porque de eso va esto. Y es que, aunque determinadas modas y remodas se deban a nuestra habituales, hoy nos cuesta hacernos una idea de cómo vamos a enfrentar el nuevo estilo, o más bien reto, que nos propone Karol G. A buen seguro imitadoras y fieles que le copien no le van a faltar, como siempre pasa. Y si en su día la reina del reggaeton se encargó de volver a poner de moda los shorts que más se llevaban como hace cosa de 20 años hoy somos conocedores del estilo de manicura que, según la cantante, va a ser el no va a más en eventos, presentaciones y noches de fardar. 

Nos entran dudas. No queremos ni pensar lo que supone llevar postizos como esos. No tenemos ni idea de cómo se las va a ingeniar la colombiana para ejecutar esos movimientos de manos tan característicos del baile con el que acompaña a sus letras. Aunque conociéndola como la conocemos, el peso de esas uñas, el barroquismo de su diseño no va a ser impedimento para que ella salte a la pista, abra la boca y comience a cantar. Que el movimiento viene luego, que tan sólo es el efecto secundario que producen unas letras rebeldes y anti todo. Y es que el tono lo marca ella y sus brazos y sus caderas responden sin rechistar, aunque los postizos ralenticen su movimiento, que no su voz. Porque esa es la seña que la identifica como la representante number one del género urbano, lo otro, sólo aderezos y gustos de una diva y su fama.