¡La foto de Nicky Jam cuando pesaba más de 110 kilos!

Es dos veces el Nicky de hoy

En esto de gustarse físicamente, de sentirse a gusto con uno mismo, no se pueden hacer distinciones de género. Ellas lo sufren y ellos también, el físico manda. Y si en la vida de uno cualquiera esto es un problema, en la vida de los famosos y conocidos el problema se convierte en problemón.

Ni fama, ni dinero ni profesión evitaron que Nicky Jam, una vez conocido, sufriera también problemas de sobrepeso. Y aunque es cierto que algunas de las habituales a la sección rosa también cuentan con cuerpos que no siguen los cánones en lo que peso se refiere lo habitual suele ser lo contrario.

En el caso de Nicky, dice que la comida rápida tuvo parte de culpa en su aumento de talla pero también el inicio de una depresión por la separación del que hasta ese momento había sido su compañero de voz, Daddy Yankee. Y como a voluntad pocos pueden ganarle, Nicky se propuso superar enfermedad, volver a su peso y conseguir el éxito que cosechó cuando formaba equipo con Daddy. Y desde entonces, hasta hoy.

La fama le trajo una de cal y otra de arena

A Nicky el éxito le ha traído fortuna, pero también algún problema. Y fortuna no sólo económica, que también, fortuna en lo personal, por su mujer y sus hijos y por todos los incondiconales que ha cosechado. Y también algún problema, con ciertas sustancias que Nicky consumió hace tiempo y que fue capaz de dejar.

Ahora dice que lo suyo es la música y su familia. Y si a la primera la publicita sin ningún tipo de restricción, a la segunda la mantiene tan alejada de este mundo como le es posible. Porque la fama tiene su lado menos bueno, Nick y lo ha conocido y no lo quiere volver a probar.