La foto de Sara Corrales con la cara sin operar: “¡Asusta más que Shakira!”

La colombiana también tiene un pasado

A medida que las famosas van cogiendo altura y caché en el mundo del famoseo y los saraos, comienzan las visitas a los cirujanos plásticos y los presupuestos en arreglitos. Arreglitos que en muchas ocasiones, la verdad, no les hacerían ni falta. Sara Corrales es guapa desde que vino a este mundo, desde antes de sus retoques, desde siempre.

La Sara de hace unos años es guapa, ¿no crees?

Entre la Sara de hace un tiempo, la de Todos quieren con Marilyn, y la Sara de hoy, la de Mira quién baila, hay una diferencia clara en el rosto. La actriz ha pasado de tener una cara algo más redondita y menos afilada que la que luce en la actualidad. Hoy sus pómulos son más marcados y sus labios son notablemente más gruesos, diferentes a los de antes, posiblemente también retocados. Nos atreveríamos a decir que su nariz también parece algo distinta, aunque eso no lo tenemos tan claro. 

Las diferencias entre las dos Saras no se pueden negar.

El caso es que el conjunto original, el de pocos años atrás, no nos disgustaba para nada. Porque ya lo hemos dicho, Sara ha sido guapa siempre. Pero para ser totalmente justos y objetivos hay que decir que el resultado de su rostro más perfilado también nos gusta. Guapa antes y guapa ahora, aunque algunos digan que mejorada. Lo importante es ver que el resultado es bueno. Y lo es. Además, nos gusta su cara de antes y su cara de ahora fundamentalmente porque los protagonistas de esa cara son sus ojos. Los mismos ojos verdes que tenía ayer y que destacan en su cara de hoy. Y es que la Sara de los papeles de villana en las telenovelas, la Sara mala de las series es guapa de cualquier forma.