Greeicy Rendón se agacha y pasa esto: ¡Tápate! Y no lo hace

Hay momentos en los que se desata

El nivel de divinismo de Greeicy Rendón ha llegado a tal punto que ya no le importe que lleva puesto, como lo lleva y que enseña, aunque para ser honestos, las reglas las puso siempre ella.

Se ve que la cantante tiene más que superado su papel de Chica Vampiro, que pasó de series de pequeños a series de grandes con una rapidez pasmosa y que la Greeicy de hoy nos mola, nos gusta y es la que queremos ver, ¿tú sí que sabes!

Ahora anda con el 'Aguardiente' entre las cuerdas vocales, que no como testadora de licores, y aunque su último tema se las trae, por eso de mujer, poder y techo de cristal Greeicy parece estar más feliz que nunca, más segura de todo lo suyo y más consciente de su fama y del poder de la misma, el divinismo en estado sumo que decíamos.

Pero nunca le ha importado enseñar piel, dejar a la vista de todo el que quiera mirar parte de sus encantos y vestir de tal modo que todo el que la contemplara muriera de calor o de amor, que con ella todo es posible.

Por eso cuando se pone un top minúsculo, de eso que dejan a la vista toda su delantera sin poner límites, los incondicionales chillan. Y si se agacha para escuchar lo que le preguntan o con doble intención, los fieles se desatan.

Porque todo lo que sea Greeicy, todo lo que venga de ella, de su cuerpo o de su voz genera este tipo de locura, de descontrol.

Así somos los incondicionales de la cantante y así vamos a ser cada día que se presente ante nuestras rutinas. Se lo merece, y nosotros también sabemos dárselo

Ojalá pudiéramos disfrutar de este tipo de locura a diario, o por lo menos pudiéramos verte con lo mismo siempre, ¡ojalá!