Se hace esta foto y ya nadie duda: ¡Tammy Bar revienta Instagram!

Luce palmito por medio mundo

Tammy Bar supo que quería dedicarse a viajar y a vivir de hacer fotos desde el minuto uno. Lo que no sabíamos el resto es que la protagonista de todas las fotografías y de todos los viajes iba a ser ella, y todo lo que supone su físico, claro.

Cierto es que al verla nos recuerda a otras grandes en tamaño de la sección rosa, a la curvy por excelencia Demi Rose o a Amanda Lee por decir algunas, pero lo que no se le puede negar a Tammy es que la idea de pasear palmito por el mundo entero y aprovechar para dar publicidad a su físico y a su profesión ‘no del todo definida’ es un acierto.

Tan pronto aparece en Israel como se deja caer por Egipto, el decorado es lo de menos porque lo que a ella le interesa es que veamos su grandeza, el tamaño del equipaje corporal con el que viaja. Nadie lo duda al verla, cada una de sus publicaciones revienta Instagram nada más salir a la luz, tiene su lógica, ¿no?

El objetivo fundamental de Tammy es impactar, hacer que a sus seguidores le entren ganas de viajar al verla y que una vez vista y conocida no se pueda dejar de pensar en ella, el truco más viejo del mundo pero que por lo visto a Bar le funciona.

Poco convencional en talla y aumentando en popularidad en las redes, así va la popularidad de Tammy, ganando adeptos a medida que cambia de país y que se conocen sus bondades físicas.

Ni comparándola con otras de la sección rosa podríamos llegar a valorar el calibre de la viajera, porque no hay baremo establecido para hacerlo. Sólo se puede decir que gusta, por sus fotos, por sus reportajes gráficos o por su físico, la cosa es impactar.