Halsey no se pone pijama: ¡Le gusta dormir así! Atención

Marca tendencias.

No es de extrañar que para Halsey, la costumbre del pijama antes de dormir no sea impedimento para meterse en la cama. En una reciente publicación, notamos que, para la cantante basta con un abrigo, una franela y un short para encontrar comodidad a la hora de dormir, y si se encuentra de viaje aún más.

Su estilo no convencional es más bien muy propio, le ha permitido no seguir normas al momento de llevar su vida. En esta fotografía, se puede apreciar con un abrigo peludo en color beige, que parece haber recibido algo de pintura amarilla, azul y roja. Otro toque especial son las botas altas en gamuza y borde en remaches. Como artista innovadora, Halsey puede darse el lujo de lucir como prefiera sin que se le vea mal. Está acostumbrada a sorprender a sus fieles mostrando sus variadas fotografías, en las que comparte momentos que para otra artista serían privados y especiales.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Swipe for a surprise. 🌈 Hope everyone had a great holiday. Now let’s get this new year’s business on a roll. I have an album to put out, capisce?

Una publicación compartida de halsey (@iamhalsey) el

Para la intérprete de Graveyard, viajar forma parte de su rutina, sus presentaciones a diferentes eventos colman su agenda, por lo que es normal para ella dormir en aviones, autobuses, entre otros, tal como en la instantánea

Halsey y su colorido estilo

En una de sus recientes participaciones en el Falls Festival Byron Bay, en Australia, Halsey con el objetivo de lucir acorde con su energía multicromática, escogió un conjunto muy particular. Una mini falda en capas y una pequeñísima blusa dieron rienda suelta a su imaginación, donde los colores y las mariposas eran los protagonistas principales.

El plasmar las ideas de Halsey, quien diseñó todo su atuendo, estuvo a cargo de LAROXX, una tienda especializada en ropa de cuero y en otras texturas, ellos elaboran prendas para muchos artistas como Beyoncé, Rihanna y Britney Spears. Posteriormente, del color se hizo cargo otro artista, Risk, quien le dio la vida final. Esta pieza es el reflejo de la creatividad infinita de Halsey, que no para de renovarse