¡La que has liado! Sara Corrales pillada con lo duro ¡entre las piernas!

Cuando una se relaja corre el riesgo de que la pillen

Hay algunas de nuestras famosas que cuando se van de vacaciones se sueltan el pelo y pierden toda la compostura que guardan durante el resto del año.

La mayoría van de niñas buenas con cuerpo que dice lo contrario esperando para darnos la estocada cuando menos lo esperemos, como Sara Corrales, la que las mata callando.

Harta de especulaciones sobre la ayudita extra que estaba recibiendo en el programa MasterChef Celebrity, la modelo ha puesto rumbo hacia un lugar paradisiaco donde sólo tenga que preocuparse por echarse crema para no quemarse con el sol.

Allí ha vuelto a hacer de las suyas con los bikinis que suele llevar, con los rotos de sus tops que en realidad no son rotos y con las piscinas y los baños que han hecho que quiera morir de envidia todo el que la ve sufrir tanto.

La modelo se relaja, se divierte y deja aparcadas todas sus polémicas hasta el regreso a su vida normal cuando le tocará enfrentarse de nuevo al día a día.

Y en uno de esos momentos de relax, de disfrute de Tulum, en la Riviera Maya, donde pasa estos días, la maniquí se ha montado en uno de esos columpios de cuerdas que solíamos usar cuando éramos pequeños.

Guapa, con un vestido ligero y con un sombrero como único complemento una Sara relajada mira al infinito sin darse cuenta de que se ha sentado en el columpio con ¡la parte más dura de la cuerda del columpio entre las piernas! 

La maniquí se ha sentado mal, en lugar de dejar las cuerdas a los lados del cuerpo se ha sentado frente a una de ellas, y, para mantenerse en el asiento ha tenido que abrir las piernas y colocar la cuerda entre ellas.

Mira que habiendo posturas posibles te has ido a buscar la más difícil todavía, Sara. A ver cómo te las apañas ahora para explicar postura, porque lo del descuido está ya muy visto.