¡Hay que verla! ¡Anitta quema Los Ángeles con esta foto de su retaguardia!

Todo al aire: provocación sin límites y medio mundo suspira por ella ¡Brutal!

Durante este verano, a lo largo y ancho de los festivales de la temporada, el nombre de Anitta ha ido ligado a dos conceptos, ya sinónimos de su presencia: conciertazo y provocación. La brasileña (amiga de Neymar, estrella por ahora del Paris Saint Germain) ha dado espectáculos por multitud de plazas importantes en el mundo de la música y todas las críticas no han dudado en señalarla como una de esas figuras a las que hay que ver en directo.

Porque esta tremenda mujer carioca cuando sube a un escenario y se cuelga el micrófono en la mano, estalla en un amasijo de bailes sensuales, contoneos y estilismos que incendian cualquier espacio, sea cual sea esta su temperatura. Ella es la fiesta y después está todo lo demás, como pudo comprobar el mismo David Guetta este mismo año en Ibiza. Y como también han apuntado los asistentes al Arenal Sound, en Burriana, donde la cantante despachó rápido la quietud para desatar la locura de los que estaban enfrente del Desperados Stage.

Anitta, en concierto

Y así ha ido haciendo con cada nueva cita. La última ha sido junto al artista con más reproducciones en todo 2018 de todos los estilos musicales que existen, Ozuna, con quien comparte el tema ‘Muito Calor’, una bomba de fuego. La brasileña se enfundó unos pantalones anchos y se los bajó hasta lo obsceno para dejar su ropa interior al aire, en un look muy suyo.

Pero lo estético es solo el preámbulo de la locura que le viene después. Así lo sintieron los asistentes al Dale Fuego Festival celebrado en el Queen Mary Events Park de Los Ángeles, California. Sus coreografías totalmente sensuales, sus gafas de sol de diva, en la que podíamos ver su nombre, y su mirada felina, unido todo ello a un ritmo frenético hacen de esta artista una de las más potentes de 2019. Simplemente hay que ir a ver a esta belleza nacida en Río de Janeiro y abandonarse al paroxismo de sus conciertos: un regalo para la vista.

Anitta, durante el concierto de Los Ángeles