“¡Increíble!” La foto Greeicy Rendón en la playa que ¡enseña esto!

No acierta con la mezcla de estilos

Hay límites que no están escritos, que todo el mundo conoce, y que, a no ser que seas Karol G o alguna otra famosa con nombre y estilo propio, has de seguir. Son normas sobre estilo, sobre qué llevar con qué, qué utilizar en determinadas ocasiones y que no llevar nunca. Una especie de protocolo del estilismo para triunfar y no dar la nota allá donde vayas. Greeicy Rendón sabe de la existencia de este manual no escrito de estilo. Toda actriz de éxito que se precie lo conoce y ella no podía ser menos. Y si bien es cierto que estas normas se vuelven más flexibles y laxas cuando una no está de guardia y puede disfrutar de tiempo libre fuera de las cámaras, también es cierto que hay unos mínimos, tampoco escritos, que se deberían cumplir si no quieren que ningún dedo las señale. 

La cantante pasa una jornada de ocio y disfrute en la playa, hasta ahí todo parece de lo más normal. Pero, al fijarnos en su estilismo nos damos cuenta del popurrí de prendas y colores con los que la actriz ha salido a la calle. Da la sensación de haber abierto el armario y haber cogido lo primero que ha pillado, sin combinar ni estilo, ni color ni forma. Aceptamos su búsqueda de comodidad y anonimato, pero echamos en falta una pizca de gusto en su selección. Cierto es que combina unas gafas enormes de pasta roja con sus sandalias también enormes y también rojas, que el moño descuidado es sinónimo de relax y que los flecos de sus shorts indican descanso. Pero el resultado final no es bueno. Apatía, desidia o falta de ganas, que no comodidad. Al menos en estilo casual, hoy, no te gana nadie. Y eso ya es decir algo.