¡Increíble! La foto de Sol Pérez en la que ¡enseña de más!

Vuelve a hacer de las suyas con lo suyo

No hay nada como volver a abrir la boca a los seguidores para que el apetito que creían haber perdido por su artista regrese como el que no quiere la cosa.

Unas se empeñan en salir con nuevos acompañantes para dar un extra de interés, otras se valen de estilismos propios de una quinceañera ya entrada en años y Sol Pérez sabe que cuenta con bondades que llaman la atención y con las que sobran todo tipo de aderezos.

La Sobri de Pérez vuelve a hacer de las suyas con lo suyo, porque sabe que gusta y porque independientemente de otras habilidades que la conductora pueda tener, Solci vende curvas, voluptuosidad y tamaño.

No dice que le gusta marcar y que lo hace en exceso porque lo vemos en cada una de sus publicaciones. Tampoco dice que ese cuerpo venga del aire, porque ahí está la ‘ex’ chica del tiempo publicando ejercicio y sudor por igual.

Y tampoco dice que es su retaguardia la que congrega a marcas para convertirla en su imagen, sobran las palabras.

La cosa es que la minifalda que se ha puesto parece que ha perdido un trozo de tela por el camino y se ha convertido en una mini de lo más mini que no hace sino intentar contener esa cantidad de carne. Y como quien no quiere la cosa Sol Pérez deja a la vista de todo el que quiera ver, nos enseña un tatuaje en su muslo, una frase casi a la altura de donde empieza su retaguardia que no hubiéramos descubierto de otro modo.

La argentina que levanta tantas polémicas y pasiones sigue aumentando número de seguidores e incondicionales que juran fidelidad cada vez que ven una de sus publicaciones. Otra forma de ganar fieles con origen corporal, lo que se dice el poder de las curvas.