¡Los jeans de Anastasiya Kvitko no pueden sujetar tanto! Mira la foto

Vuelve a tener problemas con el vestuario

Se ve que Anastasiya Kvitko aun en época de truco o trato, de las de dar miedo, no teme a nada ni a nadie.

Y no es que sea una súper heroína, ni que se enfrente a cosas terroríficas, lo suyo con el miedo es cosa de estilismo. Y es que Anastasiya no teme ni a costuras, ni a ceñidos ni a escotes, lo suyo con ellos es casi una relación imposible que la empresaria rusa convierte en realidad a base de vestir con calzador cada una de esas prendas.

Leggins que se adaptan a una retaguardia de dimensiones increíbles, bikinis escasísimos de tela que dejan trabajar poco a la imaginación y una cintura de avispa que contrasta con el resto de su tamaño corporal, así se las gasta la curvy.

No es de extrañar que ese cuerpo cuente con pocos dobles, aunque algunos creen ver similitud con el volumen de Kim Kardashian e incluso la convierten en familia de Demi Rose por razones obvias.

De sus últimas publicaciones hemos rescatado una que deja bien claro quién es la que domina en tamaño en tema de retaguardia. Sólo le hace falta un jeans, unos pantalones ajustados hasta decir basta para que se note todo lo que tiene, incluso si se presta atención a la fotografía uno acaba preguntándose cómo es posible que un pantalón pueda aguantar semejante volumen sin reventarse en cualquier momento. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Thank you to my friends that always take the best pictures 😬😆 Jeans @prettylittlething 💜

Una publicación compartida de AK (@anastasiya_kvitko) el

Lo que no sabemos es cuántos jeans, shorts y leggins antes de un posado o una fotografía han pasado por el cuerpo de Anastasiya sin romper, cuánto tiempo aguantan de una sola pieza en su cuerpo y cómo se los puede quitar después.

Porque las curvas, además de fieles y admiradores traen más de un problema, y no sólo de fondo de armario, que todo eso hay que moverlo con gracia, y saber hacerlo. Esta claro que todo eso no es problema para Anastasiya, solo hay que verla.