“¡Jennifer López se está quedando calva!”: el último video

La diva del Bronx se muestra al natural

La edad no perdona, ni a ricos, ni a pobres. Que se lo pregunten a Jennifer López, una obsesa de las dietas y el ejercicio que, por más que trate de esconderlo y de evitarlo, es imposible.

Los años también pasan por ella. Y es que, aunque no lo parezca, ya casi tiene 50 años. Quien podría creérselo, viendo su espectacular físico y las abdominales y el trasero del que presume.

Pero sí. No hay truco. Y JLO, como todas, es humana y también tiene truco. Y trampa. Por ejemplo, el pelo, su gran punto flaco, pues suele utilizar extensiones para camuflar uno de sus grandes complejos: la calvicie. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Mama was so pissed at this salad 😂💕 I love this woman beyond everything #jlo #allihave #allihavefinal15 #secondact #love

Una publicación compartida de Jennifer Lopez Source (@jlo.source) el

Con el paso de los años, y también debido al estrés, la americana ha ido perdiendo densidad capilar a pasos agigantados, hasta el punto en tener varias calvas en la cabeza, un crecimiento del pelo muy atrasado, dejando al descubierto una frente prominente.

El color de su ‘melena’ tampoco luce tan brillante como antes, pues las canas se han multiplicado. Y los rumores que hablan de un posible injerto o implante son muy frecuentes, si bien la diva del Bronx jamás ha querido confirmar o desmentir nada públicamente, lo que aviva aún más si cabe las sospechas.

No es para menos, viendo su último vídeo, en el cuál sale tímidamente con un moño recogiendo su cabellera, y dejando al descubierto una frente que no es la suya, debido a las entradas que tiene.

‘’Madre mía, si el pelo le empieza a crecer en mitad de la cabeza’’, ‘’O dios mío, que te ha pasado Jennifer’’, ‘’Madre mía, no sabía si era Iniesta o JLO’’, ‘’¿Eso es una frente o es una espalda?’’, ‘’Dadle dos años más y acaba con una cabeza como una rodilla’’ y ‘’De cuerpo diez, pero lo que viene siendo el pelaje ya falla’’ son los comentarios más repetidos.

Por suerte, todo tiene arreglo en esta vida.