Jessica Cediel se abre la camisa en la playa (y se hace esta foto)

Ojito con el descaro de la presentadora

No es que no corran buenos tiempos para Jessica Cediel, es que en su vida se mezcla lo bueno y lo menos bueno con una facilidad pasmosa. Y parece ser que la modelo se ha hecho a la idea de que su vida es así, que va de altos y de bajos, que lo lineal está desechado y que le toca aceptar lo que viene sí o sí, aunque con matices. La alegría le dura más bien poquito, y eso que las malas noticias tienen también el mismo recorrido en el reloj. Ahora que su retaguardia ha recuperado su forma tras su operación estética fallida, va el juez y le obliga a retractarse de los comentarios hechos sobre el médico que la llevó a cabo, porque dicen que menoscaban a su persona, su carrera y su economía. Y de momento Jessica se niega a retirar una sóla de las palabras pronunciadas contra él, la posibilidad de desacato es casi un hecho y amenaza a la modelo.

Pero si esta es la cal ahora en su vida, también tiene algo de arena que le produce más satisfacción y alegría. La presentadora se ha prometido con su actual pareja, el pedrusco convertido en anillo que luce en su mano nos lo ha chivado, y ella tampoco lo ha negado. Y eso a pesar de voto de celibato, de desacato y de las molestias que aún tiempo después sufre su cola. La supuesta amenaza de prisión parece que no le ha quitado las ganas de bañarse y de posar en la playa, de enfundarse en un bikini negro de los de poca tela y mucha curva, de plantarse una camisa vaquera a medio abrochar y mirar al objetivo como sólo ella sabe hacerlo. Porque de olas y marejadas va su vida, y ella lleva el timón con fuerza.