¡Karol G alucina! El vídeo de Anuel AA: ¡Mira el Rolex!

¡Menuda manera de fardar!

Llega la última moda en accesorios casual de los de usar todos los días. Una moda al estilo de los más grandes y sólo al alcance de determinados bolsillos, porque así funciona esto. Llega Anuel AA con el último grito en relojes de los de usar y tirar o de los de ponerte un día cualquiera para bajar al parque. Demasiado, esta vez ha sido demasiado.

De sobra sabemos que vive en un mundo y en una órbita que poco tiene de común con el resto de los terrenales, porque parte de su imagen de estrafalario, diferente y excéntrico se basa en eso, en la diferencia. A Anuel le va el oro, las joyas y los aderezos, cuanto más grandes, mejor, nos lo ha dicho mil veces. Y si hoy se enfunda un Rolex con brillantes de colores y pulsera de diamantes o de cualquier otra piedra de las de verdad, ayer se daba un chapuzón en una piscina con un collar que casi le superaba a él en peso. Y si hoy tiene que pedir ayuda para levantar la mano y enseñar el reloj, mañana lo hará con otra cosa, porque oro y piedras preciosas sigue habiendo en el mercado, y él se las puede permitir. 

Tampoco queda lejos el gusto por lo mismo de su compañera, Karol G. Lo mismo el género urbano lleva implícito el gusto por este tipo de accesorios, por el más es más y nunca menos, y por el si tu llevas un Rolex yo llevo otro reloj que se le acerca en precio.

Que sí se lo trabajan y sí se lo ganan, pero este alarde de posibilidades, les sobra. Que los dioses de antaño los dejamos en el Olimpo, y estos comparten tierra con nosotros, aunque en la muñeca lleven un Rolex.