¡Kylie Jenner deja a Travis y se va de ligue a la boda de Justin Bieber!

Kendall Jenner se ríe con la ocurrencia de su hermana y Selena Gómez flipa

El clan Kardashian está de estreno y de revolución. La pequeña del séquito de Kim Kardsahian además de volar ya libre y postularse como sucesora al trono de su hermanastra, el reina de Instagram, ahora, tras dos años de relación con Travis Scott, vuelve a estar libre. Lo han dejado. Ella, que es madre, también es poderosísima y tiene un millar de propuestas de noviazgo, que, por supuesto, seguiremos con mucho interés. La ruptura de la pareja, que parece temporal, ha removido los cimientos de Instagram y del faranduleo por lo impactante de la situación.

No en vano eran una de las parejas de moda en el clan, unido al matrimonio de su hermanastra, por lo que su ruptura, por ser quien es, comienza a equiparase al boom mediático que vivió el clan cuando Tristan Thompson, estrella de la NBA venida a menos y ex compañero de Lebron James en Cleveland Cavaliers (con quien ganó un anillo a los Golden State Warriors de Stephen Curry) decidió ponerle los cuernos a Khloe Kardashian con una amiga de núcleo familiar. Ese escándalo no solo afectó a Khloe, sino que puso en pie de guerra a la familia sobre la influencia de los hombres en mujeres que lucen indestructibles.

En esta ocasión parece que ha sido de mutuo acuerdo, por lo que el trauma será menor. Máxime cuando tanto Kylie (la chica que más ingresos genera solo por detrás de Taylor Swift y la pequeña de la estructura Kardashian) se fue de fiesta, de bodorrio más bien, junto con su hermana Kendall Jenner a casa de Justin Bieber y Hailey Baldwin, que se han casado en una exclusivísima ceremonia de la que ya empiezan desprenderse las primeras imágenes.

Hay quien dice que no fueron pocos los hombres que se lanzaron al cuello de la popular influencer, algo que divierte a su hermana Kendall y llevará a los demonios a Selena Gómez, ex de Bieber y ex amiga de Kendall y Kylie. De esta forma se crea un maremoto alrededor de Kylie, que a partir de ahora será como un sol sobre el que orbitan muchísimos planetas en forma de hombres ávidos de su cuerpo, su fama, su presencia y su dinero.