La confesión de Cazzu que salpica a Bad Bunny es viral y trae cola

A la artista argentina no le han temblado la lengua para hablar de ellos

No hay ninguna duda de que Cazzu se ha convertido en toda una referente en el ámbito del trap y su popularidad está adquiriendo niveles inimaginables hace solamente unos meses. La cantante argentina de 27 años ya se ha acostumbrado a acaparar las miradas de la prensa rosa, pero ahora lo hará mucho más a raíz de una confesión que ha realizado en su última entrevista y en la que ha dejado sin palabras a sus admiradores: tuvo una cita amorosa con Bad Bunny hace tres años.

Según la información que manejamos en Don Balón Rosa, la relación de ambos finalmente no fue a más ya que, en palabras de la propia artista, "ninguno de los dos veía compatible su modo de vida como para sacar adelante una relación seria", algo que resulta contraproducente si atendemos a que en el historial amoroso del cantante puertorriqueño se encuentra Rosalía.

Esta cita no desembocó en una relación sentimental seria, pero en pleno auge mediático Cazzu ha querido sacar a la luz este encuentro que tuvo con uno de los referentes reggaetoneros a día de hoy a nivel planetario. Precisamente es Bad Bunny quien también está siendo protagonista en los últimos días, pero por el otro lado de la puerta: su romance con la modelo y diseñadora Gabriela Berlingeri podría haber entrado en crisis en los últimos días y muchos medios han afirmado sin tapujos que es la propia Rosalía la que tiene mucho que ver en este desenlace de los acontecimientos.

Aunque ninguna de estas celebridades se ha manifestado aún al respecto, parece firme la decisión de Bad Bunny y Gabriela de haber puesto fin a su relación en las últimas horas ya que hace más de una semana que ambos no aparecen juntos en sus redes sociales cuando venían haciéndolo con gran asiduidad en estos meses. Parece que no corren buenos tiempos en el terreno amoroso para un Bad Bunny que está volcado en sus compromisos profesionales para evadirse de toda esta lluvia de comentarios que están zarandeando la red de una forma vertiginosa y que salpica de lleno al 'conejo malo'.