La última locura de Scarlett Johansson en Hollywood que no conoces

La actriz de Manhattan posee importantes excentricidades

Su talento y belleza le ha reportado a Scarlett Johannson una carrera y unas ganancias en los últimos años a la altura de muy pocas intérpretes en el mundo, pero tampoco nadie le puede negar su carácter a la neoyorkina, que posee importantes excentricidades en su vida que sorprenden a sus millones de fans por todo el planeta. Tampoco se conoce tanto su faceta, bastante notable, como cantante, así como muchos de sus romances en la meca del cine. Pero hay más.

Un hecho importante de su persona y que ha dejado atónito a Hollywood es que la actriz se ha declarado una rotunda enemiga de las redes sociales, donde intenta no estar presente porque dice no entender ese afán por mostrar la vida privada. Y lo sabe bien ella, que se vio salpicada por el mítico robo de imágenes a famosos en el que ella salió especialmente perjudicada, como Anne Hathaway, Jennifer Lawrence o la misma Rihanna. Johannson manifestó en su día que no tiene Facebook o Twitter porque “me resulta un fenómeno muy extraño que la gente quiera contar todo lo que hace. Prefiero que la gente tenga menos acceso a mi vida personal”

Sin duda esta complicada situación hizo de ella una persona más hermética de cara al público masivo. Y tal vez por eso sorprenda a muchos lectores ver como la intérprete ha estado relacionada con varios de los actores más famosos del barrio privilegiado de Los Ángeles. Y es que por su vida han pasado algunos de los iconos de masculinidad más importantes, como Benicio del Toro, Jude Law, Josh Hartnett, Justin Timberlake o Sean Penn.

Pero no solo eso, la guapa actriz vive ahora su tercer matrimonio tras los fracasados con Ryan Reynolds -con el que formó pareja durante 2007 hasta 2010, momento en el que el actor puso fin a la historia- y Romain Dauriac, con el que mantuvo una dura pugna por la custodia de la hija de ambos, Rose Dorothy. Hoy en día está casada con Colin Jost, aunque la famosa mujer de la ciudad que nunca duerme ha manifestado que “creo que la idea del matrimonio es muy romántica, pero no creo que sea natural ser monógamo”.