¡Se le escapa por los lados! Anastasiya Kvitko asombra al fotografiarse así

No todo es fácil con ese cuerpo

Va a ser verdad que en eso de encontrar la medida justa ni nadie ha dado en el clavo, ni la justicia ni la medida es la misma para todo el que la busca y ve.

Cualquiera podría pensar viendo a Anstasiya Kvitko que los problemas de la empresaria rusa nada tienen que ver con los de las féminas más terrenales y menos tremendas que ella, pero se ve que la modelo también tiene lo suyo.

Aparentemente la de Rusia hace gala sin cortarse ni un poquito de todo lo que la naturaleza o la cirugía le ha dado como cuerpo, pasea palmito, cuerpo y curvas con toda la soltura que ese tamaño le permite y roba miradas y comentarios allí por donde pasa.

Viste como quiere, con independencia de su tamaño y de las tallas y no hace un uso excesivo de tela para cubrir nada, ¡para qué!

Pero si ese volumen es el causante de despertar admiración, también es la mayor fuente de problemas de la curvy, porque no todo sirve para esa anatomía.

Algo tan básico como subir unas escaleras se puede convertir en una odisea con semejante retaguardia y delantera, ir de compras es un horror pensando en cómo probarse, y por lo visto, ir en coche, sentarse en el asiento de tu propio auto no es tan fácil como uno supusiera.

Porque guay el tamaño, guay generar envidia pero que fastidio no caber en el asiento de tu propio coche y que tu retaguardia se te escape por los lados, ¡no hay asiento que valga para lo tuyo, Anastasiya!

Y a pesar del mal rato, del momento de desbordarse en su coche y recomponerse para la foto, la maniquí no tiene ninguna intención de modificar sus rutinas. Que si a Demi Rose le va de lujo con todo lo suyo, a ella con casi el doble, le tiene que ir mejor.