¡Se le van abrir! Los botones del top de Bella Thorne ¡no lo aguantan!

No está acostumbrada a esto

Si conocieras a alguien con el nombre de Anabella Avery Thorne seguro que dirías que el nombre es el apropiado de una niña buena, de las que obedece y no levanta la voz, tiene toda la pinta de eso.

Pero cuando te das cuenta de que Anabella Avery Thorne es el verdadero nombre de Bella Thorne la cosa cambia bastante, por lo menos en la concepción de niña buena.

La creadora de Forbidden flowers o de cigarrillos a base de marihuana es una experta en soliviantar ánimos. Ni le importa reconocer que le gustan los hombres y las mujeres por igual, que la ropa se hizo para no usarse y que las fiestas y sus cigarrillos son para disfrutarlas, como hace ella.

No suele hablar de su pasado como chica Disney pero en cambio se le acaba la saliva cada vez que habla de su puesto de directora de película de adultos, ha vuelto a encontrar su filón.

Se disfraza cuando quiere, olvida su ropa interior en casa día sí y día también y lo dice orgullosa, como si tuviéramos que reconocerle algo.

Es poco dada a tapar su delantera, ella misma lo reconoce diciendo que “es un milagro que esté tapada”, al menos es consciente de ello, que ya es mucho.

Y como no suele llevar tops, ni comprar jerseys ni usarlos se nota que cuando se pone uno ni la talla es la que corresponde a su cuerpo ni su delantera soporta tener algo encima de ella que no sean los rayos del sol.

Porque no hay más que ver que los botones van a estallar, que apenas pueden cerrarse y que de un momento a otro su naturaleza va a quedar como en la mayor parte de las ocasiones, al aire.

Esta vez Bella lo ha intentado, aunque los resultados no han sido los que esperaba, ¿o sí?