Los leggins de Demi Rose a punto de reventar las costuras ¡Increíble!

Lo típico de la modelo

Dicen los que saben de parecido que todos tenemos un doble en un lugar del mundo, uno que podría pasar por nosotros por eso del parecido. Lo curioso en si ya no es tener un doble, sino que tu doble sea igual de famoso que tú, que ya es coincidencia.

Dicen que Demi Rose y Selena Gómez se parecen hasta en el blanco de los ojos, que morenitas, con cara aniñada y monísimas. Lo que no se han dado cuenta los que encuentran parecidos es en que de barbilla a pies las dos que parecen iguales no lo son tanto. Y es que en talla XXL de Demi le han llevado a ser considerada una modelo curvy por no decir una modelo de medidas imposibles, y no sólo en curvas, retaguardia y delantera sino de altura imposible para ser considerada un maniquí.

Y para combatir defectos, nada mejor que potenciar virtudes, y en esto Demi es toda una artista. A base de leggins vestidos con calzador y que marcan hasta cortar la circulación, Demi saca jugo de sus curvas. Una retaguardia voluptuosa a más no poder y en donde tampoco tienen cabida los estándares de las altas pasarelas.

Y no sólo leggins. Los tops, los bikinis mínimos y los escotes más imposibles forman el fondo de armario de la maniquí. Porque Demi no esconde, lo suyo es eneñar.

Parece ser que eso de darse atracones a base de pizza no va a ser del todo malo, por lo menos para Demi y su orografía. Parece ser que la forma de reloj de arena que algunos creen ver en su figura tiene más adeptos y público del que se pudiera pensar. Y eso que la comparan con Selena, a saber qué dirían si la comparasen con una de las del clan Kardashian.