¡Leggins de locura! Alexa Dellanos derrite la nieve ¡con ellos puestos!

Lo menos apropiado para el frío pero lo mejor para ella

Imaginación y ganas de dar la nota son algunas de las cosas de las que anda sobradas Alexa Dellanos. Ni se conoce la criba que hace para seleccionar sus estilismos ni se sabe muy bien si le afecta el frío o el calor porque en todas las estaciones triunfa con la misma ropa. Incluso estando en la nieve se niega a separare de su prenda fetiche y a dejar alucinando ¡a todo el que la mira!

Ni con los grados por debajo de cero Alexa parece necesitar algo más de ropa, y si lo hace ¡disimula muy bien!

Porque incluso se ha atrevido con las transparencias en un lugar donde el sol brilla por su ausencia y la nieve le llega a la altura de los tobillos ¿en serio es necesario todo esto, Alexa?

Porque ya conocemos como se las gasta… ¡aunque nos gusta ponerla a prueba y verla así!


Ni tiembla por el frio, ni aprieta los dientes como si quisiera darse calor ni se abraza para resguardarse ¿para qué si lo importante es que el mundo entero contemple su grandeza en cualquier escenario?

Y qué mejor para ello que echar mano al fondo de armario…

Efectivamente, los leggins de Alexa son una locura ¡y su forma de dibujar la figura también lo es!

Que levante la mano el que creyó que la americana era más pequeña… o que su talla era distinta ¿o es que estos leggins hacen aún más grande lo que es casi imposible de medir?

Muchas incógnitas… y tan grandes ¡como la propia Dellanos!

Y siguiendo la línea de locura en la elección de las prendas, aunque parezca un sinsentido que sólo ella entiende, Alexa se planta unas gafas de sol que poco tienen de equipamiento para la nieve y mucho de complemento sui generis… ¿se percataron que ocurre exactamente igual con la gorra o aún están obnubilados con su visión?

Dice considerarse una ‘conejita de la nieve’ un tanto particular- según nuestra visión- por el diminutivo usado.

Porque a Alexa no le gusta nada pequeño, ni el nombre ni tan siquiera estando en la nieve.