Lele Pons a lo Kim Kardashian : ¡le meten mano y sonríe!

La venezolana vivió un momento de lo más surrealista

La escalada en redes sociales de la venezolana Lele Pons ha sido imparable. Desde que la joven comenzará hace 4 años en la red social VINE hasta ahora su irrupción ha sido meteórica. Sus curvas, su sonrisa, su exuberante belleza latina han hecho de la de Caracas una referencia en el mundo de internet.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

OH BUSTED !! They’re dating ❤️❤️❤️ (comment their ship name?)

Una publicación compartida por Lele Pons (@lelepons) el

El año pasado fue nombrada por la revista Forbes como la hispanohablante más influyente del mundo. ¡Con tan solo 21 años! Y es que no hay nada que Lele Pons no pueda conseguir.

Desde hace un tiempo hasta ahora la hemos visto en su faceta de cantante. Y es que su canción “ Celoso” ha partido las listas de música. La letra deja muy clara las intenciones de Lele Pons : Sé que me celas y yo te veo, y tú me miras, yo me meneo ,te pones celoso si bailo con otro, yo hago lo que quiero, yo solo me la gozo.

Sinceramente Lele, nosotros no somos celosos. Baila con quien quieras. Faltaría más. Pero déjanos ver tus fotos como los sigues haciendo. Gloria bendita.

Y es que Lele Pons es ya una celebridad no solo en Suramérica, también en Estados Unidos. Allí ha colaborado con Rosalía en una canción y se las ha visto juntas en muchas fiestas. Siendo la comidilla de la noche por su cercanía y el amor que se procesan. Tampoco vamos a ponernos celosos de Rosalía a estas alturas.

De quien si tenemos un poco de celos es del bebe que la semana pasada se fotografió con Lele Pons. El niño fruto de su inocencia quiso jugar con los balones de Lele. ¡Bendita inociencia! Lele lejos de enfadarse se lo tomo muy bien, demostrando que el sentido del humor es otra de sus innumerables características.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

No....Not the boobs 😂😳

Una publicación compartida por Lele Pons (@lelepons) el

Estaremos muy atentos a la presentadora de La Voz México. Solo queda decir: ¡cuidado con los balones que nos da un Telele, Pons!