Lina Tejeiro lo hizo: ¡No hay nada debajo del pantalón!

Y parece que debajo de la camiseta, tampoco

Esto de fotografiarse de cerca tiene sus peligros. Esto de querer enseñar hasta las entrañas, de que se sepa todo de la manera más discreta posible y por medio de una fotografía, de cuanto más cerca mejor, no siempre es una buena idea. Y da igual que seas Lina Tejeiro u otra de las grandes, porque el resultado suele ser siempre el mismo. Pero como en el riesgo está el placer, como hacerse un selfie está de moda o como acercar el objetivo casi hasta rozarte es síntoma de que no se oculta nada, la actriz pasa por el aro de la moda fotográfica y se lo hace cerca no, cerquísima. Lo mismo la intención de la intérprete no era otra que dar luz a sus abdominales y terminar de callar a todo aquel que dice que su cuerpo está perdiendo las formas femeninas con ese exceso de gym

O lo mismo la intención de la que interpretara el papel de Sammy no era otra que mostrar la marca de un bikini mínimo en  un cuerpo que ha cogido color. Lo mismo quería que supiéramos del tamaño del traje de baño, o lo mismo quería que pusiésemos a trabajar imaginación y nos diéramos cuenta de que ha olvidado las prendas de interior, o que su tamaño es tan mínimo que tampoco llegan a verse, a saber. El caso es que en esto de incitar, de animar a pensar en posibles y a elucubrar, la actriz es todo un genio. Porque si debajo del  pantalón pensamos que no hay nada, debajo de la camiseta tampoco parece haberlo, se ve que el exceso de ropa no le va, pero sí la cara traviesa y la sonrisa inocente, eso sí, que no se pueda decir que no sabe cómo hacerlo. Que la actriz es ella, nosotros sólo nos dedicamos a contemplarla.