Lo dice y lo enseña: Emily Ratajkowski ¡no se tapa cuando está en casa!

Ya no sabemos qué hacer con ella

No es solo una de nuestras modelos favoritas sino una de las más pretendidas por el resto del planeta. En cuanto a celebridades también es una de las que cuentan con más followers (directos o indirectos) y desde luego también es una de las más guapas y atractivas. Sí, efectivamente, Emily Ratajkowski, a partes iguales, acumula esas dos virtudes, que combinadas son una bomba de relojería.

Primero porque con su rostro angelical y su excepcional figura enloquece y hace que los transeúntes de Nueva York y Londres, por donde ya os hemos contando que suele vérsela, se giren al verla pasar, de ahí que sea una de las más hermosas mujeres del globo; y segundo por esa capacidad muy suya de atraer por algo más que sus líneas corporales y lo voluptuoso de ellas, es algo más invisible y a la vez palpable que la rodea de un halo de sensualidad.

Y cada una de esas dos cualidades le viene de serie, sin trampas, ni cirugías ni retoques fotográficos. Se pone cuatro trapos (bien escogidos, eso sí, no esperen que una súper modelo se ponga cualquier cosa que encuentra por la calle), sale a la calle o pasea por un parque, la fotografía y se vuelve viral. Ya sea por su estilismo, que marca tendencia, o porque enseña algo más de la cuenta (que también le gusta), pero Emily está en el foco.

Y si encima nos hace revelaciones como la que ha hecho en Instagram donde ha asegurado que por las mañanas y durante el día suele pasearse como Dios la trajo al mundo por su casa, entonces ya hay razones para enloquecer con ella. Lo hará su marido, que la ve cada vez que cruza la puerta de la morada, sus amigos que van de visita cada cierto tiempo, su perro que es el único ser vivo al que le traerá ese hecho sin cuidado y sobre todo sus fans, que no lo ven, pero se lo imaginan. Emily gobierna el Olimpo.