“¡Locura!” Carolina Cruz enseña su tatuaje debajo del tanga

La colombiana se muestra de lo más sensual

Carolina Cruz es una mujer de éxito: modelo, presentador y empresaria, la colombiana de 40 años luce más estupenda que nunca. Así se lo reconocen sus incondicionales en las redes que aplauden a rabiar la segunda juventud que está viviendo la ‘cafetera’.

Una mujer deseada por muchos que se ha convertido en un referente en Latinoamérica. Y es que Cruz ha liberado su espectacular cuerpo colgando en sus redes sociales distintas fotos en bikini y en bañador tanga que han enloquecido a sus fieles con miles de comentarios y likes.

Y, en concreto, ha sido una instantánea la que ha causado mayor impacto. Carolina se hacía un selfie con uno de sus sensuales modelitos de baño y mostraba algo que había pasado desapercibido para muchos: un tatuaje. En concreto, el ‘tattoo’, como puede apreciarse en la foto, se encuentra debajo del tanga: va desde la ingle a la zona más íntima. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

• A - M A R 🌊☀️🌴❣️ @marazulsw @linaosoriodesign

Una publicación compartida de Carolina Cruz Osorio (@carolinacruzosorio) el

En el mismo, aseguran sus ‘followers’, se reconoce lo que sería un latido de corazón una línea gráfica. Un descubrimiento para algunos que está causando furor a la vez que un morbo añadido por saber o ver la totalidad del ‘tattoo’. Y es que Cruz no da puntada sin hilo. La modelo colombiana suma casi 5 millones de seguidores sólo en Instagram, una cuenta que alimenta con fotografías de su día a día, y también estas más íntimas, al más puro estilo Kim Kardashian y Jennifer López.

Las divas americanas marcaron el camino en redes hace tiempo dejando claro que para mantener la llama de sus seguidores encendida hay que jugar a la seducción y provocación. Un juego que Cruz parece haber aprendido de las mejores a a la perfección al ser una de las colombianas que ha experimentado un crecimiento mayor en redes en los últimos tiempos.

Y ahora, con el ‘tattoo’, y la foto ‘sexy’, se ha desatado, como dicen algunos de sus acérrimos, la “¡locura!