“¡Qué locura!”. Sara Corrales (y su foto en el gym) incendia Instagram

La perfección existe en el cuerpo de la modelo

Ojito que los cuerpos perfectos no tienen truco. Que todo tiene su trabajo y su por qué. Que si la naturaleza fue generosa contigo y quieres mantener lo que te dio, necesitas disciplina. Y mucha. Y si no, que se lo digan a Sara Corrales o que miren la forma en la que la modelo colombiana cuida y mima su cuerpo a base de sesiones interminables de gimnasio que parece que realmente tienen su efecto. Abdominales increíbles, brazos y piernas muy contorneados, curvas pronunciadas y ni un ápice de grasa en su anatomía. Lo que se dice un cuerpo muy trabajado. Y no sólo las sesiones de gimnasio tienen la culpa de su anatomía, la guapa colombiana cuida muchísimo su dieta, es una defensora a ultranza de la vida sana. 

Y, por si le faltara algo, dedica muchas horas al baile, otra forma de hacer ejercicio fuera del gimnasio y de seguir moviendo cuerpo a base de bien. Y eso que según dicen algunos, la colombiana también ha pasado por el quirófano y se ha arreglado entre otras cosas, la nariz, algo que nunca ha sido ni afirmado ni desmentido por la protagonista. A saber. Eso sí, siempre sonriente y derrochando simpatía a pesar de que la actriz no tuvo una infancia fácil. En numerosas ocasiones habla del alcoholismo de su padre, de lo que supuso para ella la falta de una figura paterna en su casa y de los momentos tan difíciles que vivieron en una época en la que se presupone la felicidad. Hoy en día las cosas son bastante diferentes. Hoy la fama y la felicidad le acompañan, se las ha ganado. Su cercanía sigue siendo la de siempre, la propia de Sara, la de una mujer fuerte y especial. La Sara de las sesiones de gimnasio. La del cuerpo diez. La nuestra.