Lucía Javorcekova felicita el 2020 con su foto más subida de tono…

¡Es lo más arriesgado que la hemos visto!

Si ya conoces a Lucía Javorcekova, la foto en cuestión te va a sorprender por ser muy distinta a todo lo que había subido la ex ciclista eslovaca a su red social favorita. Si aún no habías visto ni leído sobre Lucía, entonces la sorpresa puede que sea menor por lo extraño de la imagen, pero lo que si será enorme será la alegría de conocer a una chica como ella. Es más, te preguntarás como es posible que no la hayas conocido antes

La eslovaca de 29 años, Lucía Javorcekova, tiene ya más de un millón de seguidores en su Instagram y su techo parece no tener fin. Son ya más de 500 publicaciones las que tiene Lucía en su red social favorita y viendo la evolución que lleva, tiene pinta de que serán muchas más porque sus seguidores no dejan de crecer. Si por algo destaca la ahora modelo es por tener un cuerpo que parece esculpido por los dioses, con unas medidas de 93-60-90. De hecho, pese a contar unos pechos voluminosos, hace algunos años decidió operarse para tener una copa C como la que posee actualmente. 

El gran atractivo de sus fotos no radica exclusivamente en su espectacular figura, que no es poco, sino que además destaca por realizar unos posados desnuda o semidesnuda muy trabajados con una alta calidad tanto por sus posturas como por el vestuario y los paisajes en los que aparece. Por si todo esto fuese poco, además Luciana, como también se la conoce, suele acompañar las imágenes que hablan muchas veces por si solas, con comentarios sobre el modo en el que la modelo entiende la vida y el día a día. 

Lucía Javorcekova

Cada uno tendrá su foto favorita dentro de la subjetividad que esto conlleva, pero lo que está claro es que la imagen con la que ha querido felicitar a todos sus followers la llegada del 2020 es de las más llamativas de su IG. En esta foto se la puede ver en bikini de motivos florales que se mimetizan con la vegetación que la rodea, apoyada en un lateral de lo que parece ser una fuente, apoyada sobre su pierna y brazo izquierdo, manteniendo el equilibrio para simular que sostiene una de las hojas de los árboles que tiene detrás. 

Sin lugar a dudas Lucía se jugó el caerse al agua y muchos de los que ven la foto, quien sabe si el fotógrafo incluido, hubiesen deseado que así fuese...