Megan Fox no usa pijama: ¡Mira como se va a la cama!

La actriz duerme muy ligerita

Hay actrices que aunque no salgan en la televisión son inolvidables igual porque dejan huella solo con verlas una vez, y este es el caso de Megan Fox, que nunca se puede borrar de nuestra memoria.

Aunque la intérprete está últimamente desaparecida sobre todo desde que fue madre y se volcó en su vida personal. Pero de cuando en cuando reaparece y da una alegría a sus seguidores porque ella sigue tan estupenda como siempre y eso que ha sido madre, pero ni así se ha visto afectado a su cuerpo. Megan ha roto su silencio y ha contado los momentos más duros que llegó a vivir en su carrera como actriz, una vida que no ha sido nada pero nada fácil. 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

My @fredericks_hollywood holiday collection is here. Take a look now, link is in bio. #fredericksofhollywood #holidays #sunsettowerhotel #hollywood

Una publicación compartida por Megan Fox (@meganfox) el

El problema principal era que ella se veía constantemente sexualizada en todas las películas y que eso no es algo que se lleve bien, realmente llegó hasta el límite cuando hasta en una película de terror la mandaron grabar casi sin ropa, y su protagonismo fue muy discutido precisamente por esto. Esa solo fue la gota que colmó el vaso, puesto que ella aseguró que la situación se llevaba produciendo ya mucho tiempo antes. De hecho fue todo el tiempo que trabajaba, y con cada productor con el que grababa se volvía a repetir este comportamiento, por lo que la actriz se unió casi desde el principio al movimiento de las mujeres conocido como “metoo”. Una movilización masiva por parte de las caras más conocidas de Hollywood que comenzó con denuncias anónimas de mujeres a productores y que pronto se convirtió en un gran llamado a destapar la parte más oscura de la industria del cine.

Pero Fox está muy agusto en la actualidad, bastante separada de las cámaras pero aun así está unida a sus seguidores y por eso de vez en cuando les lanza un vídeo o una foto para asegurar que ella sigue ahí, sigue presente aunque ya no aparezca en la gran pantalla.