¡Mucha pasta! Esto cuestan las villas de 'La isla de las tentaciones'

Con estos lujos...¿se entenderá la infidelidad?

Vayan preparando la Visa o haciendo acopio de talones con buenos fondos porque en ‘La isla de las tentaciones’ nada es free. Todo tiene un precio, hasta el amor de los que allí se han concentrado. Y las villas en las que viven e intercambian amor, también.

Si hace unos días salió a la luz la ‘nómina’ de los concursantes – y dicho sea de paso, para nada espléndida- hoy se ha conocido la cantidad de euros que Mediaset desembolsa por cada una de las semanas que los protagonistas ponen a prueba su fidelidad. Hagan números a ver si les compensa.

Piensen que para disfrutar del enclave tendrán que viajar a República Dominicana, la productora pensó que Torremolinos no era bastante para poner a prueba el amor de unos pocos y se animó a cruzar el charco.
Y una vez con el decorado y la temperatura adecuada, llegó el momento de encontrar techo. Una inmobiliaria dedicada a los alquileres de lujo fue la encargada de poner a disposición de la televisión española ‘Villa Playa’ y ‘Villa montaña’, dos de los más lujosos alojamientos de la zona en la que se encuentran los concursantes.


Jacuzzi, habitaciones para aburrir, sala de juegos y limpieza del ‘habitáculo’ dos veces al día son algunas de las maravillas con las que cuentan los ‘pocos dados al amor’.

Y a la vista de todas estas comodidades, la cifra de cerca de 12 mil euros a la semana o de más de 1500 euros por noche no parece demasiado… ¿o estamos hablando de cantidades aptas para todo tipo de bolsillos?

El caso es que como todo negocio, en el alquiler para el reality también se tiene en cuenta la temporada. En la alta el precio supera al señalado, mejor evitar ir en Navidad o en Semana Santa ni no se quiere perder algo más de 15 mil euros por semana.

Y según cifras y vida a todo tren, no es de extrañar que Fany se la pegue a su novio o que Andreína cambie de pareja a la primera de cambio, que todo el mundo tiene un precio y ellas ya lo han dejado claro.